Archivo para 21 julio 2009

21
Jul
09

Libros de interés.

Desde que me adentré en la cultura aborígen australiana, no he parado de documentarme para aprender cada vez más sobre todo lo que rodea a esta rica y desconocida cultura.

Gracias a mis conocimientos,  la cultura aborigen australiana ha dejado de ser desconocida para un gran número de personas a las cuales he iniciado con relatos e historias de mis propias vivencias y otras extraidas de libros,  los cuales quiero daros a conocer además de aconsejaros su lectura.

Hoy quiero hablaros del libro que me acompaño en mi último viaje a tierra aborigen, “Los Trazos de la Canción” de Bruce Chatwin.

Los trazos de la canción.

Bruce Chatwin nació en Sheffield el 13 de mayo de 1940 y murió en Niza el 18 de enero de 1989. Escritor de prosa exquisita y excepcional narrador de historias, pensador de originalidad abrumadora, lector voraz y perspicaz, Chatwin era bienvenido en todas las sociedades: desde los más exclusivos círculos de coleccionistas de Sotheby´s, donde tuvo su primer empleo, hasta las tribus de África más remotas.

Su vida es un rompecabezas de identidades aparentemente contradictorias, convertida en mito a partir de una muerte envuelta en un pretendido halo de misterio que se resume en unas siglas: sida.

En todo caso, Bruce Chatwin no deja de suscitar pasiones encontradas de amor y odio profundos, con partidarios y detractores acérrimos, dos bandos muy combativos y nada proclives a entenderse.

Sea como sea, de Chatwin nos quedará su legado, breve pero excepcional, sus seis libros inclasificables, como Los Trazos de La Canción, En La Patagonia, El Virrey de Ouidah, Colina Negra, Utz y póstumamente ¿Qué Hago Yo Aquí?.

En este caso mi interés se centra en Los Trazos de la Canción, donde los cantos, mitos y ceremonias de los aborigenes australianos impresionan a Chatwin como un <<laberinto de icontables corredores y pasajes, misteriosamente interconectados mediante un sitema que desconcierta por su complejidad>>. Fascinado por estas prácticas, antiguas y poéticas, el escritor inglés descubrió durante su experiencia en Australia no sólo la naturaleza de los aborígenes, sino la de los nómadas en general, y en este libro apunta conclusiones sobre la curiosidad que permanece insatisfecha en el hombre moderno. Especie de manifiesto místico-exorcista en medio de un itinerario encantado, Los Trazos de la Canción es al mismo tiempo un libro de viajes, una novela y una colección de aforismos: un texto singular, tan mágico como el asunto del que se ocupa.

Por ello recomiendo este libro que aún no centrándose principalmente en los aborígenes si lo hace en el entorno que los rodea y del cual podeis aprender mucho al igual que me ocurrió a mí.

El título original de la obra es: ” The Songlines ” y la primera edición en castellano se editó en 1988 por Muchnik Editores. Actualmente lo edita grup62 la cual lo viene haciendo desde el año 2007. No es un libro común en las ibrerías por lo cual esta información será de gran utilidad para solicitarlo a aquellos que esten interesados.

Disfrútenlo.

Lopez Cabanilla.

 

17
Jul
09

Paco Tamayo

Paco Tamayo

 

Allá por mayo del 2.008 apareció por mi taller, junto con Lucia, su esposa, y trás unos minutos de charla empezaron a saltar esas chispas que te indican que alguien especial se ha cruzado en tu vida y como no, sacó su arma y preguntó.

Puedo echar unas fotos?, claro contesté, pero por favor no saques primeros planos de los cuadros y con su grandiosa manera de ser me dice que no son los cuadros, que es a mí a quién le quiere echar unas fotos. Guau!! por primera vez en mi vida alguien me hizo sentir importante ante un objetivo, me guió como si de un modelo se tratase para sacar unas fotos maravillosas que luego me regaló, poniendome los vellos de punta al ver el resultado.

A raíz de ese primer encuentro ha surgido la verdadera amistad, esa que durará hasta el fin de los días de una persona, siempre estamos ahí cuando nos necesitamos, especialmente él, que siempre está dispuesto a echar una mano.

Al igual que me ocurre con Juan Antonio, dejando a un lado lo personal y sentimal, Paco se ha convertido en un pilar muy importante dentro de mi trayectoria como artista, aconsejándome en todo momento con las palabras exactas para hacer lo correcto, ya que su experiencia como artista es de un valor para mí incalculable, por ello me siento afortunado de poder contar con una persona de la categoría de Paco en mi trayectoria artística.

No daré las gracias a Paco, él sabe el porque, además no hay espacio suficiente en la red para mostrar mi agradecimiento hacia una persona con corazón panorámico.

Un Abrazo.

Lopez Cabanilla.

17
Jul
09

La niña que silenció al mundo

Normalmente no suelo abrir los forwads que me llegan al e-mail, pero tengo un par de amigos que si me envían algo es porque será interesante, en este caso, Rosa, me ha enviado este video colgado en youtube en el que una adolescente tiene el valor de decirles a la cara a los “responsables del planeta”  lo que posiblemente muchos pensamos y no tenemos la oportunidad de decir.

Este video es del año 1.992 y el planeta ya estaba jodio, así que podemos imaginar los destrozos de los 17 años siguientes hasta la fecha actual, en fín, que como seres humanos intentaremos poner remedio cuando remedio no haya, así ha sido y así será mientras dure el planeta, que aprendemos únicamente a base de palos.

Intentemos poner remedio entre todos para que esto dure, la vida es un regalo que cada uno complica a su manera pero no se la compliquemos a los demás, que aquí estamos de paso.

Que seais muy felices.

Lopez Cabanilla.

11
Jul
09

Relato Lucrecia Borgia.

Mi querido amigo Paco Tamayo, a quién dedicaré una entrada próximamente, me envió este texto de un relato de Lucrecia Borgia que se adapta perféctamente a un@ indeseable persona, la cual debe tener una vida descabelladamente  aburrida como para difamar de una manera infantil, además de  discordante a alguien que esta inmerso en su trabajo a base de esfuerzo y constancia.

Dice así:

Se dice de Lucrecia Borgia que aconsejaba a sus amig@s difamar a algún enemigo como medio infalible para destrozarlo. Cínicamente, argumentaba la dama renacentista, que para obtener ese triunfo sólo se necesitaba una buena dosis de imaginación ( yo agregaría que anudada a otra mayor de cinismo y amoralidad ), agregando que si el difamado callaba por considerar absurda la aseveración infamante lanzada en su contra, la victoria del difamador era inmediata porque en la opinión de la gente aquel silencio era sinónimo de aceptación, en tanto que si contestaba al infundio, el ladrón de la honra tenía aún la posibilidad de contraatacar cuantas veces fuere necesario, hasta dejar vencido ante la sociedad al difamado.

La difamación a un “ARTISTA” es una acción sumamente fácil y es utilizada habitualmente por personas que no están capacitadas para realizar una crítica inteligente basada en el conocimiento.

Resumiendo: A dicción inépta, audición indiferente.

Saludos.

Lopez Cabanilla.

10
Jul
09

Sabiduría Serena

 

Juan Antonio

Desde el primer momento abrí mis oidos a tus consejos, sereno, seguro de todo lo que dices nunca hablas por hablar, siempre preparas el sofrito de la conversación para que sea sabrosa, con tus libros siempre a cuestas nunca paras de aprender a pesar de tu ya sobrada sabiduria.

Juan Antonio, gracias por estar ahí, por tus palabras, por guiarme cuando no veo el camino y encender la luz para mí.

A continuación unas palabras dedicadas por Juan Antonio y su mujer Pilar a mi persona.

A Cabanilla…

En tu ser confluyen los cuatro elementos, tierra, agua, fuego y viento, igual que en tus bellas obras.

Cada pincelada que dás, es una vibración de aire fresco que surge en tus obras, como cuando haces sonar tus “Didgeridoos” , mezclándose con parte de tí y de tus sentimientos. Esas conexiones ancestrales que rigen tu subsconciente y piden a gritos ser liberadas para poder ser tu vía de satisfacción.

Son sueños de tu espíritu, como el aire que exhalas por esa noble madera, exhalas todo y tu alma va tomando forma.

Vacías tu mente a través del aire, ese aire atlántico que llevas intrínseco en tu ser y que se siente en tus obras, donde va desvaneciéndose el pasado, el futuro, todo… y solo permanece en tu alma el presente eterno.

La habitación de tu taller, se transforma en tu corazón, tus manos comienzan a dibujar las líneas de la tierra, puedes sentirlas, deleitarlas y plasmarlas, porque su esencia te busca y de repente, tu alma y tu mente vibran al son de lo eterno.

Gracias por compartirlo!

Una vez más, gracias a tí Juan Antonio.

Lopez Cabanilla.

 

tubal